%236_edited.jpg

Machismo # 6

2020

16 x 20 pulgadas

Acrílico sobre Lino

 

Esta pieza representa a un niño y una niña separados por una pared de alambre de púas rosa. El objetivo aquí es mostrar la línea muy distinta entre lo que define a una niña y a un niño. Si cualquiera de los dos intenta cruzar esa línea de púas de género, se vuelve doloroso, incluso en los casos más pequeños. Los niños que se pintan las uñas se verán castigados por sus padres, sus compañeros o la sociedad. Las niñas que se defienden a sí mismas son etiquetadas como mandonas en la niñez y perras en la edad adulta.

 

Algunos se pinchan una vez y nunca más se acercan a la pared. Otros presionan para rascarse y lucen sus pequeñas cicatrices con orgullo. Luego están los que regresan día tras día y luchan por sobrevivir a través de todas las púas: leyes de baño, crímenes de odio, discriminación, altas tasas de suicidio, violaciones y asesinatos.

 

La tierra del lado de la niña es estéril y desolada, mientras que la tierra del lado del niño es fértil y flexible para la siembra. A él se le han dado las herramientas para cultivar el éxito y ella no. Esta filosofía coincide con sus halos. Él nació con el suyo, mientras que ella aún no se ha ganado el suyo.

 

Cuando se construye un muro, el objetivo suele ser defender un lado del otro. Por eso les pido que contemplen cuál está atrapado y cuál está protegido.